martes, 16 de diciembre de 2008

tucson

Ligero, ya tranquilo, al margen de tus sentidos, levanto la mirada y en carámbanos se muestra la inmensidad celeste. Acto seguido desaparecen sin dejar huella. Me siento a esperar... esperarte, mientras mis sentidos me reclaman volver a mi cuerpo, ingenuos no saben que ya no es mío.

martes, 2 de diciembre de 2008

ya fue...

bizarros tonos, recrean la frágil impotencia, gentil indiferencia; aluminio con detalles ante azul mate... verdilocuente sensación, ya verde, ya negra, no blanca ni oro mate....

lunes, 3 de noviembre de 2008

vivir sin dueño

hola
una frase muy profunda
q?
TU NICK
ahh cierto :)
VIVIR SIN DUEÑO
asi es
como?
es mentira eso de vivir sin dueño como decia alguien solo soy libre por q alguien me vendio esa idea
y ¿Quien es tu dueño?
el mismo q el tuyo
Dios.
hahaha no el esta vacacionando el cielo esta privatizado y quien esta destras del papa es el dueño del cielo catolico
a ver... osea como
si.. dios esta vacacionando en algun sitio ha vendido el cielo se lo vendio al vaticano y los angeles ahora estan hasta en el metro, vendiendo tacos, por q crees q hay tanta gente buena? creias q eran humanos? La cabeza del vaticano es quien esta atras del papa, el es el dueño del cielo, ya vez loq trae el neoliberalismo.Que intenso. no sabias?...jesus no se donde este...seguro q se esconde de las cruces.. tons esta seguramente escondido en la meca, no lo culpo, yo tambien le tendria fobia a las cruces

lunes, 29 de septiembre de 2008

horda de sobrinos asesinos

proximamente......

El parque de las trampas disímiles

Caminando por un parque observas a una pareja, les ves caminar e instantes después, desaparecen. Esto ocurre cuando 2 enamorados discurren sentimientos por el parque, al llegar a un circulo trazado con el césped; entran sin saberlo una mala broma o tal vez en la búsqueda de equilibrio ante la negación de si mismo... caminan unos centímetros antes de golpear la pared (cilíndrica e invisible). Al reaccionar sus cuerpos dejan de estar en contacto. La trampa los obliga a verse directamente a los ojos; en ese instante son congelados para el de eternidad. Por un instante, la trampa crea una ilusión compartida proveyendoles felicidad momentánea, una sonrisa se tatúa en sus rostros... la ultima.
Comparten cada pensamiento sin excepción, sienten el rose del viento y quizá muy distante algún sonido. Cada pareja que entra en ella parece pertenecer a otra realidad, si pudiéramos preguntarle a la trampa y esta respondiese nos diría que hay miles de parejas q sin saberlo... no estan solas en su dolor y sufrimiento... lo único que los limita es...

martes, 23 de septiembre de 2008

animales enhojados

En una planicie distante se hayan los últimos vestigios de la megafauna, los cuales surcan los verdes prados, paseando en fila, recorren cientos de kilómetros para llegar a un rió dotado de sedimentos y crisoprasa los cuales le proveen color verde manzana, proveyendoles de un color verde follaje, razón por la cual los habitantes de la región les llaman animales enhojados, cabe resaltar que aparecen y desaparecen con suma facilidad ante los ojos de los habitantes de esa región.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Como una plegaria el humo asciende al cielo, revolviéndose en una monstruosa representación de lo que fue y lo que será, el viento del sur vacila al levantar a esta monstruosa serpiente, poco a poco esta rodea un pozo ubicado en la cima del monte, lentamente nubla la visión y torna difícil la respiración. Las entrañas de la serpiente se contornean, un bocado que se niega a ser digerido recorre lentamente el cuerpo hasta llegar a las fauces provocando que brote sangre y un nuevo ser.

El ser avanza lentamente hacia el pozo, al llegar a este se detiene, contempla un inusitado reflejo que finalmente se torna gris, extiende su extremidad derecha y con la yema de los dedos roza la superficie aclarándola, destellos azules pueblan el cubierto rostro del ser, una mirada de desdén tornada en odio, ira con la cual impacta su puño en la superficie, da media vuelta y se aleja, atraviesa la serpiente en línea recta. Al llegar a un montículo lo esquiva para después descender lentamente por la ladera oriental del monte atravesando un denso bosque.

De apoco la luz toma tonos ocres y verdes, mientras el ente demacrado avanza, su respiración se torna lenta, hasta casi confundirse con el sonido del viento… así mantiene el ritmo de sus pasos y de a poco visualiza a su presa.

Se derraman a través de las cascadas cristalizadas las viejas ausencias, las colmadas impaciencias, cuando en tropel avanza el mar, derramándolo todo.

El sonido de los cascos se filtra a través de las hojas nogal que custodian el camino, el cual asciende lentamente y antes de llegar al punto más alto donde describe una curva para después descender del mismo modo, ahí, se distingue la cansada respiración de un hombre que corre tratando de hacerse atajo en medio del denso follaje, intenta evitar el camino, intenta, intenta… intenta mientras asciende el eco del galope que se hace camino entre la maleza, el hombre a pie trata de ascender hacia terrenos más altos, encuentra muros de tierra afianzados con raíces, que los vuelven escarpados.

Escala el costado que aún no ha sido cubierto de vegetación, apoyándose en terrones antes de que su respiración cese en el estruendoso sonido de los cascos. Ahora todo se torna en azulgrisesito...


Una lluvia de perseidas surca los cielos, mientras una barca navega en el viento septentrional, en esta barca un hombre de plata y azabache extravía en el horizonte la mirada, una suave llovizna cubre el remanso del valle, el septentrión arrecia trayendo consigo la mirada del solitario navegante... con un veloz movimiento extiende su extremidad derecha aprisionando la soga y apoyándose en su talón izquierdo jala la soga haciendo virar la embarcación, aún con la soga en mano se sienta mientras flexiona el brazo izquierdo y con la mano le indica a la capucha el camino hacia su cabeza, vuelve su vista al horizonte, observa por un instante el océano en su vasta inmensidad antes de perderse en taciturnos pensamientos...El tiempo apremia...

Bajo la barca, el reflejo de las perseidas se ocultan y transcurre lentamente el tiempo, la luz menguante recorre los mares hasta posarse en la embarcación provocando en esta un ligero fulgor plateado que se posa en el mentón del navegante, lentamente avanza hasta reposarse en su mejilla izquierda antes que se desvanezca en el susurro del viento entrecortado y el murmullo de las olas cuando acarician las formaciones rocosas creadas en la boca de un estrecho, ahí... donde el agua dulce y la salada se funden, ahí... donde abruptamente se torna profundo lecho marino, ahí... cuatro formaciones se yerguen disminuyendo el intempestivo encuentro de las aguas.
El navegante jala de otra cuerda ubicada en el piso y a paso lento a embarcación se eleva, la luna aún posada en esta la torna a la distancia en plata y ella al navegante, a su paso deja una estela de agua que resplandece a la luz de la luna. Con su vista en el horizonte el navegante se une a la luna a la espera del renacimiento de la luz.
De madrugada una espesa niebla le acompaña, paulatinamente arrecia el viento haciendo virar la barca, continuamente el navegante recupera el rumbo halando de la cuerda, conforme avanza, la neblina se torna más densa hasta impedir la visión más allá de la proa.
-¡Por Asper!- dice mientras amarra las cuerdas, se dirige a la proa «ojalá el vaho de Atión desaparezca» piensa mientras se estremece, disminuye la velocidad de la embarcación, de su bolsillo saca una piedra de cantos irregulares, la ante pone a la luz del sol. Un destello le indica la ubicación del norte, aguza la vista y logra ver destellos menos intensos con los que ubica el resto de los puntos cardinales, aún sin poder toma un puñado de polvo de su bolsillo, extiende su brazo, abre su palma y el leve roce el viento lo dispersa

-¡Asper!-dice mientras desanuda las amaras y retomar el control del timón, las jala con su mano derecha al tiempo que apoya la pierna en la cubierta, con la pierna izquierda se apoya en el mástil, con el brazo izquierdo abraza el timón empleando su cuerpo para hacer que vire y se eleve a mayor velocidad. El brusco movimiento hace que se ladee, contempla el velo, la humedad termina por condensarse en la obscura cabellera, al frente todo se torna oscuro, a paso ecuánime la barca se eleva, obligándolo a incrementar el ángulo, se sacude con ímpetu, los sonidos se entrecruzan, el timón se rompe y el mástil termina por fracturarse, el navegante termina por perder la conciencia.
Si el velo se disipara, lentamente permitiría ver las laderas rocosas del extremo Oriental del Atión, entre tonos verdes, marrones y azules las cuales son parte de la barrera natural que protege la ciudadela Io. A las faldas se encuentra una playa de granito pulido que conforma la base de la barrera natural de Io, ahí la concentración de aire salado y calor dificulta la respiración. El calor despierta al navegante, reacciona bruscamente, el crujido de la madera lo detiene, ve a sus costados, mira al cielo entrecerrando los ojos para percibir mejor.

-Maldición... –mientras recarga su cabeza en los fragmentos del mástil al instante que cierra los ojos, estira la mano ase un guaje, bebe de este, lentamente toma un fardo y de a poco se arrastra hacia la proa, mira por el borde, encuentra una roca para colocar el fardo, se sujeta con fuerza de la ladera para descender de la barca, toma dos escudos ubicados en la proa, uno a cada lado, se quita la capa, sobre su espalda coloca una espada, sobre ella acomoda ambos escudos, se pone la capa y el fardo, lentamente avanza de cara a la pared, el calor y la humedad inhiben sus reflejos. El andar de cara a la ladera hace que de a poco la piel se le impregne de desesperación, así se hidratan los miedos, el aire se coagula, en la humedad el camino de piedra parece desvanecerse...

martes, 9 de septiembre de 2008

arlequines


Ellos bailan al son q les toquen, ella baila al son que le den, gimotean como pocos lo hacen y entre sombras claras el aparece como queriendo llevarse encima la ley, ahora escucho sus ruidos y sus defensas, ahora solo escucho en el fondo de mi ser... como diablos aquí he parado, daría 2 puños de mis letras por haberme largado de aquí cuando pude..... ecos migran por las paredes nadie me oye en casa de arlequines cuando yo, solo soy un niño q menta en la pradera...

hubiera dado una brisa mentada por una cuerda de poliamida
un mentado pasto por un arnes
una ramita de menta por un 8 y.... bueno ya fue

miércoles, 20 de agosto de 2008

espuma granada

En el centro vertiginosas corrientes se trazan sin crear círculos perfumados, crean espejismos azabache, quizá así se podría recordar

martes, 5 de agosto de 2008

Estelas de menta

Nota: gracias por sus comentarios es grato saber que
alguien gusta de lo que hago, para ustedes publico este.
.
Resumen: Habla del caudal de emociones que se
Generan en 60 min de la vida de un individuo
.
El leve bramido del animal metálico se tornaba confuso, de tal modo que la manada ahora distante de a poco se definía, ¿cuál sería la sorpresa que daría? Quizá daría paso a un acto circense, los afluentes no bastaron para divagar en ello pues fue tal el bramido que llenó aquel espacio hasta sus entrañas, mientras la mañana se tornaba en mediodía y él, ya avanzaba lento casi como un peregrino extenuado. Cada minuto con treinta y ocho segundos la ligera sonrisa se desdibujaba de sus labios. Cada quince minutos una pastilla de menta jugueteaba entre sus dientes y se deslizaba entre los labios. Enseguida, estiraba las piernas.
.
Instantes después se vio inmerso en sus pensamientos. Ahora cortante, ahora fría; pensó, un segundo más en el tránsito de aquella mancha asfaltada, la vio como una mujer que ese día se escarcharía, pero ahora no se encontraba entre sus afiladas garras…
.
Su mascota era una vieja ave, la cual, silbando aterrizó en sus manos, entre tanto el vacío que se haya tras el sonido lo llenaba todo. Poco a poco y en marcha ralentí se balanceaba la breve figura, se le coagulaban las ideas en su frenético andar, decidido… aspiró 2 veces, entonces, volvió el bramido, que a la distancia se indefinia. En un golpe de definición, figuras extrañas salieron de sus entrañas, bramó y lo volvió a hacer, el tercer bramido precedió a su vertiginosa carrera para no volver. Tras la estampida sus ojos se clavaron en el espacio que le rodeaba, bajo el tema blanquiazul se descomponía el humus entre mares de esperanza, entre tanto la resequedad de los labios actuaba como pegamento que no terminaba de secar, pues cada que se acercaban, su dejo, le impedía mantener la boca cerrada.
.
En el horno trapezoidal no se terminaba de cocinar el anhelo, ahí el vacío hacía hincapié. De vez en vez agachaba la mirada, casi por accidente se dedicó a cazar sombras bajo el sol del mediodía; buscó entre ausencias y sólo el tropel de rumiantes eclipsaron al sol, de esta manera, se anunció el fin del invierno. Enseguida, la sentencia cayó en el autor del tímido pensamiento, que por éste fue acusado de alta traición. Acto seguido, sacó su escopeta y emprendió la caza de sombras, de entre ellas la distancia enmarcó un breve saludo, una amable plática, ¿a dónde? Y su reverso, entran en el visceral camarote, el cuerno se hace omnipresente, ahora todo cambia de color mientras danzan en las aguas en reflejos amarillo claro, blanco titanio, blanco travieso, blanco angelical; el aire con fuerza sopla y se mezcla con el almizcle, un denso frío es invocado, el caldo de cultivo viene y va entre estatuas que se tallan y reconstituyen una y otra vez, de entre vagas transparencias surge un golpeteo que recorre el casco para convertirse en chillido, en un golpe de aire se detienen la respiración y el andar desaparece, la intermitente presencia de la luz decolora la manada, que al asecho sentíase por una jauría de depredadores, los cuales irremediablemente hacen necesaria la búsqueda de refugio en los confines del subsuelo. Así, dejan estelas de claridad. En la traviesa negrura se sostiene el aire; escalofríos asaltan a la manada, tiritan en la inmensidad y silenciosos lagos se perfilan de madrugada…
¡¡¡Buenos días a todos!!! Dice una voz desde los confines de la mente. La estampida a lo lejos se anuncia y el camino amarillo se torna en el suspensivo ir y venir, en cada carámbano se recrea la pregunta que busca la misma necia respuesta: who? De entre valles y florestas recuerda que la primavera se eterniza antes del doce de marzo —hace dos de ellos­— y cada nueve se recrean matinales figuras entre cortos trazos y con cada filamento el recuerdo del invierno deja a su paso añoranzas que otrora desencuentros marcaron y cuyos ecos cambiantes recrean mares rojos y verdes, ahí y solo ahí… se puede estar libre de viajeros y ambulantes.
.
De golpe, a la nariz entran olores que se entremezclan una y otra vez, ambulantes y habitantes deambulan, en cada filamento, la necia pregunta deja de crisparse; sin embargo, se mantiene latente, se retuerce y se seca… en ese momento saca un plato, toma un gotero y vacía en el 1138 gotas de desesperanza, así se cuenta el tiempo en adelante, piensa en contar las gotas transcurridas desde el primer bramido del día, pero cae en cuenta que no tenía sentido cambiar toda su vida en un antes y un después, que quizá, sólo para él, sólo signifique que solo está y que solo opacaría lo que el destino solo le proveyera. Comenzó a dudar, mientras pendía de un hilo la certeza de la cual el ombligo es mundo; entonces pensó en el pasado, ese histórico que es mencionado pocas veces en los libros de texto, ese que de blanco se viste y galopa cada que se rememora. Así remonta en frenética estampida hacia los 4 caminos, cansado se detiene en el panteón para tomar guayabas y tamarindos, ve a Hidalgo y le reta en la matatena. Toma 3 chabacanos cuando decide retirarse así y termina por ganarse una cruz de chocolate.
.
El balanceo de la manada le alcanza cuando salen en tropel, huye para ponerse a salvo en busca del horno que le dio cobijo, recuerda una frase y una oración, ahora gasificadas entre dejos de alegría y entripados mala cara, asi una idea que se revuelca en su miseria y la falta de personalidad burlonamente recrea lagunas entre su reflejo, valles y florestas. Saca nuevamente su plato sin fondo y cuenta 2266 gotitas, saca su mascota, piensa en escribir un mensaje, acto seguido los recuerdos en V le asaltan, toma asiento mientras que ve como surcan el viento, contempla por un minuto el vacío interior, levanta la vista, ve el tránsito y crea marejadas de autos que surfean por la cuidad, piensa en su bella desalmada ahora sucia, tormentosa, ventosa, tan gélida y desgarradora que cualquier intento en ella termina en abulia, recrea escenas mientras sonríe y repite para sí; “…no eres tú…”; piensa en los llagosos dedos de la bella pordiosera, en su frío glacial acompañado de miradas cortantes, en sus desfiguradas facciones, ve derredor y el corazón se le alegra, para sí dice: “…hay no..., …”; se sacude el pensamiento, lo toma, lo dobla y voluntariamente lo lanza al camino de los rumiantes y burlonamente dice: “…muere…”, mientras lo haya entre los rumiantes. Acto seguido una pareja de gaviotas visiblemente ansiosas se sientan a su lado, parecen esperar más compañía, la cual no tarda en arribar. El tiempo indiferente le recuerda que necesita 1 dejo de esperanza para darle de comer a su mascota y así escribir un mensaje que llegue a su destinatario, piensa en las próximas 1138 gotas mientras guarda su mascota, escala el muro en busca de esa esperanza, se mueve en varias direcciones y en ninguna a la vez; corre, regresa y rapelea para ir al trapecio nuevamente, saca su mascota, le habla al oído, con leve extrañeza como no queriendo partir la resignada ave le responde: “…ok, va pero me debes un festín, más horas de sueño y en las próximas 72 horas te entregaré un pliego petitorio…”; le responde: “.. está bien, se hará tu voluntad, pero con premura y sin sosiego emprende el vuelo.” Del bolsillo saca nuevamente el plato sin fondo y el gotero, lo mira fijamente, teme voltearlo y soltar una marejada, la estampida avanza lentamente mientras ve en ella su reflejo y éste a su vez le provee de carámbanos; de improviso llega el ave que por costumbre mal aterriza mientras silba. A veces piensa que si prestara más atención al aterrizaje y silbara menos otra historia sería, pero no sabría si va o viene, pues se pasearía sin rumbo fijo, pero en definitiva preferiría que cantara en lugar de silbar, pues en sus cuerdas vocales habita un amplio espectro vocal. Ya en mano le da un poco más de esperanza, mientras el ave le responde: “ya quedó, ahí te ves”; deja de pensar en las gotas y cálidamente gira en su pecho una sensación indescriptible, se reconforta con esa breve salida, no se atreve a preguntar lo que vio, del otro bolsillo toma la cruz de chocolate, la saca de la envoltura y se la da en pedacitos a su mascota, escucha el bramido, ve la floresta mientras avanza un grupo de sicilianos a la mexicana los cuales avanzaban con sus hachas forradas de piel, mirada altiva, tórax de bisonte y su arma casi secreta, parte fundamental de su valor intercultural.
.
Nuevamente se levanta, ahora más enfadosamente con sus pies de plomo, atraído por el breve reflejo rojo y negro, cada comisura le recuerda a Lynch, el vacío desparece cuando ve el aire que le compone… Vital droga (murmura), donde se encuentra la más trillada y prismática forma, mientras recuerda una letanía que años atrás leyó… en los confines de su mente:, madre de la iglesia, madre del Flying Spaghetti Monster, madre sin mancha, madre admirable, madre indigna de veneración, espejo de la injusticia, torre de babel, droga piadosa, droga de la divina gracia, droga del buen consejo, droga del buen diseño.
.
Si “él” es supremo, poderoso, seguramente también tiene sentido del humor —piensa mientras ríe—. Cuando voltea y ve animales de descarga, los cuales llevan más de 49,478 mil gotitas en el mismo lugar, se detiene para ver con gracia sus vacías ataduras… 4 zopilotes atraen su atención, ve sus afiladas uñas que añoran carroña, aguza lo mas que puede su cansada vista mientras piensa en el camino de regreso y lo guarda para sí. Imagina esquemas multicolor, toma 3 tonos, con ellos reviste su frágil crisol, mientras juega en el jardín de su comprensión, juega a que busca un tulipán, juega que lo nombra, juega que lo desdobla de su mente, dobla cada palabra, recuenta cada pedazo de su ser que está dispuesto a invocar, llena su cuadro de la más fatal claridad: 9 meses por minuto, 9 de absurdo, 9 de perdido repensando en el absurdo hueco que dejó en vísperas de su necedad entre fulgores de presencia, esencia e impaciencia, con su más vaga e inconclusa obstinación… párvulos y nevados senderos que dejó por tomar la bifurcación que le llevase de nuevo al camino que 9 veces dejó, aun si fuera 9 veces más difícil retomarlo habitando en cualquier región, sin más justificación que su polar sensación.
.
Se le alegra el corazón en su tardía reacción, no sabe si levantarse o reír, lento nerviosismo que no le deja de recorrer, da un abrazo tardío en alegría y emoción, como viviendo a 2 tiempos: el de la razón y el de su caprichoso corazón que anhela la más pura emoción…
a Nayeli de los Ángeles Mastretta

domingo, 20 de julio de 2008

Ojos cerrados

La tarde migra por los vidrios y marcos, de a poco se desliza por los huecos porteños y trepa por cada fisura. Tal es el avance que parece tener fuerza propia e incluso se puede pensar que posee determinación o quizá, muy en el fondo huye de su propia esencia; como niño despavorido al ver en su sombra en el espejo en una noche de tormenta. En el peor de los casos se podría pensar que pretende escapar del viento que ahora fluye vertiginosamente, el cual en la lejanía produce de tanto en tanto remolinos y tras trepar por terraplenes que favorecen su tripartición en el sudoeste.

Así las corrientes toman forma y función a través del valle dando vida, creando ambientes insospechados para el ojo del viajero experimentado que quizá seria capaz de mirar mas allá de los terraplenes y vislumbrar la puerta que se eleva en la entrada de la cuidad que no requiere murallas...
La corriente Oriental fluye sobre (un campo minado adornado por) arena naranja y amarilla, traza sobre ella formas irregulares que se extienden hasta los mares salinos tan desérticos que exhalan agua en todo momento.
La corriente Occidental precede al torrente de agua nacido al sur, el cual desciende de los hielos perpetuos de las cumbres coronadas que entre las falas y los juncos que terminan por matizarse con esta creando un viento espumado que se deposita en los techos, jardines y terrazas creando estelas diamantinas que a la distancia ocultan al ojo inexperto esta cuidad.
Donde la tripartición tiene tiene lugar se crea la corriente Infra que es un chorro de aire que se traza camino bajo la ciudad y regresa a la superficie mediante canales tallados que de vez en vez unen sótanos bellamente logrados en piedra vida, ahí se crean remolinos que al erosionar la piedra se tiñen de rosa y cada 5 horas obtienen un tono crisoprasa, la corriente avanza se expande y se contrae cíclicamente, ahora es aire vivo. En el centro de la cuidad existen tres bocas de granito finamente logradas las cuales cuentan la historia de la cuidad (entre imágenes de origen aparentemente remoto) ahí se perfila al exterior y cada 2 horas se exhalan torres magenta las cuales lentamente por desvanecerse dejando a su paso anillos del mismo color derredor de los ductos de granito. El magenta descienden lentamente alfombrando techos y pisos.
Entre los caminos claramente definidos la multitud cubre el rastro de los viajeros que han cruzado por ahí, mientras se inundan de tonos grisaseos al sol del mediodía

Microcuentos

Los microcuentos que recién he hecho son dedicados a Nancy Lazcano quien ha sido fuente de inspiración en estas fechas... y una razon me ha dado para poder escribirlos, además sin ella seria complicado concebir parte de mi manera de ver las cosas de unos años a la fecha

Cubos negros

De una excepcional fuente de luz irradiada de un agujero negro nacen unas criaturas únicas en su tipo. Estas criaturas navegan por el universo con la forma de cubos de negros, cambiando de composición y dimensión. Cosechan muerte: planeta por planeta en busca del equilibrio perfecto entre vivos y muertos. Entre los relatos mas sonados en referencia esta el de Mahona, el cual al sentir la mortal presencia rogó por su vida a un brigadier negro... así estos mortales guardianes del equilibrio perfecto andan nuestro mundo, ¿como asegurar que la bocina del estéreo o esa cajilla de perfume no es en realidad un cubo negro?

viernes, 18 de julio de 2008

El sagrado árbol de las vaquitas

Cuenta la leyenda que en una planicie se encuentra un árbol endémico , el cual tiene por hojas unas muy delgadas finas de color leche en primavera, que se tornan amarillas en verano, cafés en otoño y en invierno rojas. De sus negras flores con manchas blancas nacen vaquitas, las cuales al estar maduras caen al pasto.
Se dice que cerca del árbol los pastos crecen mas altos y de noche las vaquitas retornan a descansar a la base del árbol, probablemente sea por que la sabia q brota de la corteza es de un blanco polar: Y si escuchas con atención cuando el viento sopla entre las hojas podrías asegurar que se escucha un mugido....

A Luis A Santos y Grissel Villega

El bonsái de pollitos

Cuando le cortas una pata a un pollito tienes la opción de plantarla para no desperdiciarla, con un poco de tiempo, dedicación y esmero: nace un bonsái, es recomendable plantarlo con otras patitas, de manera que se forme una hilera, así los frutos de estos árboles mediante el calor que producen y mantienen maduran fácilmente.

De los arboles mencionados surgen redondos frutos de color naranja y amarillo. Cuando caen sueltan al viento un sonido, este bien podría compararse con un y tal es la cantidad de frutos maduros en una temporada que da paso a un río, este inunda los más próximos parajes, así pues se sabe que es temporada de pollitos.

Los pollitos karatekas

Visten trajes que otrora fueron blancos y negras cintas van portando, andan por el mundo sin practicar celibato, del sigilo maestros, de un salto 4 pisos han ascendido. A un movimiento rivales han desaparecido. De un solo escupitajo perforar 1 lata de frijoles a 1 km de distancia han podido.
A ellos se les atribuye la toma del Tibet, el descenso del Husayn en kerbala y de Eva Perón. Se trata de un muy antiguo clan... el de los pollitos karatekas.

lunes, 16 de junio de 2008

Jack en la sangre






resumen: 22 minutos fluyen por las
venas, cuando se recuerda la persona
de alas muy largas.

Un hálito de viento se aloja en los cabellos, revolviéndolos para después alejarse llevando consigo sórdidos pensamientos... del suelo toma su envase de café y sorbe un poco en cuanto se aproxima lentamente una mujer de delgada silueta ataviada en azul y verde, baja la mirada buscando la caja de marfil, la toma con su mano izquierda y con la derecha gira la manivela, poco a poco el sonido comienza a ascender desde la base hasta el cuadrado que corona la tapa superior, al llegar al borde desciende cual cascada. En breve un brazo de agua traza camino por su antebrazo creando 2 riachuelos (que hacen camino por su pantalón e inundan su calzado) así el afluente encuentra vías para bañar el concreto y proseguir por el pavimento hasta perderse en el movimiento vehicular.


Cada fragmento de idea pronunciada es reflejada y crea fulgores al hacer contacto con la cara pulida del ...mar infinito... coloca el pedazo de marfil entre sus pies. En vaivén casi ligero una frágil silueta se desplaza sobre la cara límpida. Mira su café y bebe un poco. Estira el brazo y a ciegas busca un popote con las yemas de los dedos; lo toma del piso, desprende la parte superior de la manga de papel que lo envuelve, lo desliza fuera y con los dientes muerde suavemente el borde inferior hasta ovalarlo, con la otra mano toma el envase del café e introduce el popote por el orificio de la tapa mientras lo presiona hasta que toca la base, así ambas manos sostienen el envase ahora cuando el canon en D Mayor de Pachelbel se hace presente, inclina su cuerpo hacia delante. Su pecho, es detenido al hacer contacto con los muslos, extiende su brazo y su mano para tocar la superficie que ahora presiona con las yemas ...como un mar de rompope refrigerado... que bajo sus yemas se abre creando ondas, las cuales cual reflejo inerte se entretienen mostrando párvulos senderos acercando el roce ahora esperado, ahora anegado, ahora y solo ahora roce de sabia ondulada en el espejo carambanado, que si bien es liso de cara no es ausente de pendientes, donde los contornos crean laberintos invocando al lado oscuro de la luna por solo mostrar su cambiante coloración en las suspendidas entrañas que ahora se contraen como succionando procurando enlazar ambas realidades, como desdibujando cada contorno recién trazado en movimientos a los que se les pierde el paso en éxodo inexorable tras el cual los nuevos fulgores se recrean cautelosamente para después perder el el empacho, ahora la sabia vuelve para solo succionar y reflejar las realidades en compases mas armoniosos sin perder su amarga re
alidad.

Inclina la cabeza hasta rozar el esternón, fija la mirada en la caja, piensa en ella que ahora pasa en tonos purpúreos dejando estelas de claridad... pareciera que el rompope asciende por sus dedos, bruscamente lo siente, lo ve, sacude rápidamente la mano haciendo que gotas de rompope se desplacen por el aire, el cual las mantiene como suspendidas, incrédulo de lo que ahora ve se dedica a cuestionarlo, huele su chamarra, respira con atención el ambiente, busca derredor de su piel cerrando los ojos para recorrer cada centímetro, aguza el oído en busca de sonidos que alteren la realidad (tal cual la conoce) aún con dudas toma la materia suspendida con la punta de los dedos y bruscamente la jala, no se conforma toma otro fragmento y continua dejando paredes amarillas las cuales toman en puntos precisos coloración carmesí, mira al cielo y con la mano recoge un poco más con todas sus fuerzas la lanza al cielo pensando en pintarlo, así las nubes cambian de color, toma un poco más y ahora solo extiende y aplica detalles imaginando que los colores que traza nadie más los ha visto, cualquiera que lo viera pensaría que esta dirigiendo una orquesta tan inmensa que implicaría un sonido más allá del cuadrafónico, se tira en el concreto y ve los vividos colores que ha logrado en el firmamento, su mente estalla en un blanco derrentor sonríe ciegamente mientras duerme, entre sueños escucha gritos y menosprecio, busca entre sombras que se niegan a ser encontradas alegando mucho y nada a la vez, piensa en lo básico que se ha tornado su mundo: lo que esta cerca se encuentra ahí por que quiere y lo lejano no esta por que no quiere, pues querer es poder ...si no se quiere, no se puede... así se mantuvo su pensamiento por 4 semanas y 2 días, solo un destello en todo ese tiempo pudo hacerle despertar, destello que fue apagado el mismo día por una respuesta y el roce no encontrado horas después desencadeno un frío tan frágil e intenso que le despertó. Ahora se levanta y lentamente, ve su obra entre tonos que no le producen emoción, su piel le dice que lloverá, con un leve balanceo avanza, recorre calles, escucha sonidos que se tatúan en la piel.

Truenos suenan, apresura el paso como si un agravio pudiese caer de las alturas manchando de color su piel, escucha caer la lluvia mira el pavimento cuando cruza la acera por la cebra amarilla. En el pavimento encuentra 4 manchas, mira al cielo y después la acera, sonríe magramente cuando ve las aceras pintas de color, el cual fluye y se pierde en los vértices inferiores de la banqueta. Piensa en el jack daniel`s que ha dejado a medio terminar en el tercer escalón, sin voltear sabe que el humo del cigarro sin terminar se eleva como serpiente que eleva oraciones al cielo... se sabe que se sentó ya sin vocación en el tercer escalón... total y completamente solo.


A Diana Fhernanda

jueves, 8 de mayo de 2008

A una hora poco regular divagaba en las posibilidades de tender mi mano sobre el pequeño teclado
y mirar a través de la pálida ventana una mañana claramente azulada, tratando de deslizar la ventana caí en cuenta que el trino de las aves se fuga a través de las juntas mientras releo mis pensamientos que en silencio hacen procesión, asi pues las palabras que no se han pronunciado migran por el tórax entre explosiones como perdiendo al hombre de este siglo, se quiebra sobre la cruz azul la verdad y entre coros los breves destellos recorren mi mirar y siento de pronto que todo el mundo se torna gris, me confundo entre mis vagos deseos entre playas angostas asi enterramos entre granizo nuestro mirar y esta vieja canción,

miércoles, 16 de abril de 2008

La tarde migra por los vidrios y marcos de a poco se desliza por los huecos porteños y trepa por cada fisura tal es el avance que parece tener fuerza propia e incluso se puede pensar que posee determinación o quizá, muy en el fondo huye de su propia esencia cual niño despavorido al ver en su sombra en el espejo en una noche de tormenta. En el peor de los casos quizá pretenda escapar del viento que ahora fluye vertiginosamente, el cual en la lejanía produce de tanto en tanto remolinos y tras trepar por terraplenes al sudoeste que lo divide en tres corrientes.


La primera es corriente Oriental, la cual fluye sobre (un campo minado adornado por) arena naranja y amarilla trazando formas irregulares.

El segundo caso es la corriente Occidental que precede al torrente de agua nacido al sur, el cual desciende de los hielos perpetuos de las cumbres coronadas que entre las falas y los juncos terminan por matizarse con esta creando viento espumado que se deposita en los techos, jardines y terrazas creando estelas diamantinas que a la distancia ocultan del viajero esta cuidad.

En el ultimo caso la corriente Infra es un chorro de aire que se traza camino bajo la ciudad y regresa a la superficie mediante canales tallados que de vez en vez unen sótanos bellamente logrados en piedra vida donde se crean remolinos que erosionando la piedra se tiñen de rosa y logran de tanto en tanto un tono crisoprasa, avanza se expande y se contrae casi vivo podría decirse. Al exterior se perfila mediante ductos de granito verticalmente tallados que cada 2 horas
exhalando crean torres magenta que terminan por desvanecerse y dejar su paso anillos magenta el el aire que descienden lentamente hasta dejar una alfombra que rodea la boca de los ductos.

Entre los caminos claramente definidos la multitud cubre el rastro de los viajeros que han cruzado por ahí, mientras se inundan de tonos grisaseos al sol del mediodía


Anoche tuve un sueño

Anoche tuve un sueño

Un sueño se levanta como despierto, camina cual sonámbulo y recorre las calles ahora desiertas, en la fría y grisasea piel, piel negra, piel azulada, piel llena de mancha, piel opaca, piel lustrosa que las gaviotas atraviesan y acto seguido desaparecen sin dejar huella. De entre el vaho continuo que emana de las rejillas se dibuja tu mano que a mi alter ego llama, el cual sigue el recorrido que le indican tus dedos, así pues emprende el viaje entre los mares azulados en busca de sangre nueva, sangre verdadera, entre golpes de sal se mantiene el tiempo mientras se bifurca el espacio como escondiéndose quizá vertiginosamente el viento trata de arrancarle la piel, bufando, resoplando por cada contorno de la piel, ahora suave, mas suave y aún mas... hasta casi perderse en el leve murmullo de las calles, así el nauseabundo olor se hace de apoco presente y lentamente mi alter ego se acerca a la coyuntura de tu piel, hipnótico sitial de donde provienen las mas dulces notas del fagot... ahora distante ahora crispado y cercano.

Me mantengo sintiendo que el leve roce de tu respiración que hace cada vez mas grande el espacio diciendo: lentamente se van diluyendo las fronteras de los sentidos; como hijo de mi anima tu alter ego embriagado del prístino calor de mi esencia se mueve y se balancea. Repito como cotorro embriagado: yo me balance, entre las ramas de esos arboles que pertenecen a los sueños y tocan el cielo donde habitamos.

El mundo desciende y calidamente regresa mi alter ego al camino trazado por tus oblongos dedos en busca de abril mientras se sienta a los pies de tu esencia vuelven dilatados sentidos torno a vos, asi pues lentamente maquilla el tiempo y el espacio buscando el breve fulgor de tu pecho del cual brotan mantos hojarasca que los airosos movimientos perfuman de mapple, así el movimiento crea nubes bajo tu piel,

jueves, 20 de marzo de 2008

Chocolate

Somos seres, somos recuerdos en las memorias ahora extraviadas, somos resultado de nuestro lenguaje que sin peso o forma nos define, somos ese bagaje morboso y alucinante; recodo que se torna fresco casi gélido o de demoníaco frío, así es como somos un signo incomprensible que se traza antes que el vaho se postre en el vidrio empañado. Nos exaltamos un instante y reencontramos en el siguiente la mas caprichosa forma que toma el chocolate entre manos suaves... frías y aun si diluyéramos de izquierda a derecha el copo de nieve: sabemos pues, que realmente se trata de una tela del renacimiento.

martes, 18 de marzo de 2008

Reflejos VI

Aun inconclusa. Distante ahora reformada, ahora... ahora entre palabras insanas casi impávida te levantas, siento mis dedos recorrer tus mejillas, lentamente juegan con tus labios, entre tanto pienso viendo los cielos, sin ver, sin verte, sin vertir, sin vértigo. Se ondula el horizonte cuando roso y saco del suelo aromas mientras extiendo mis miembros, embargados por educados modales, transgresores pensamientos y atinadas ideas, casi directas, espontaneas, risibles, sin pena ni vanagloria, así me detienes, te alejas, vuelves, vas y te paras de cabeza, que hago ahora? se preguntan mis ideas sorprendidas por mirarse estupefactas...

lunes, 17 de marzo de 2008

Reflejos V

Ahora veo el corazón delimitado por el azabache, entre cantos pintados en guinda, canciones huecas de formas simples que retomas cuando caminas entre relaciones casi públicas, casi privadas. Te acercas me sonríes, me tomas de la mano y a cristales multicolor les das forma, azotas las palabras, azotas las ideas mientras quitas la mano, recoges los pedazos y en mis manos les dejas. Te alejas mientras que al aire sueltas palabras de entre las que se distingue no te azotes, corres y te vas.

Regresas y al oído me dices que hablo muy rápido, rematas diciendo que no te busque, alguien ha entrado en tu vida, desapareces como habías vuelto, te detienes a medio camino y regresas para darme una oportunidad, azotas los reflejos, me azoto por ti y al fin te vas para no volver.

Reflejos IV

Ahora constantes tus palabras se deslizan por mis dedos, tejiendo de naranja y blanco los cielos. Recuerdo tus cubicos trazos, con ellos me alegabas la dificultad de lo geométrico y que entre mas grande mas complicado, acto seguido me preguntabas por la hidráulica e instalaciones de edificios ajenos, mientras la laguna de mis recuerdos traia consigo, breves oleajes... donde tus parvulos pensamientos surfeaban... se ve linda la botella, si la puedes hacer? o sera maqueta?. quedo igualito el vaso... y para mis adentros pensaba: son hechos a partir de un plano con un carajo....

Mas palabras olvidas, olvido que olvidas cuando tratas de olvidarme asegurandome que el pasado solo eso es (quiza algun día podamos andar) pero olvidas que las palabras pertenecen al olvido. Vuelvo, vuelves... al mismo sitio, a la misa hora, ya no acordada, mientras recordamos que toque tu pijama, cama y almohada. Que te veia mientras novelas veias, viendo... viendo sin ver, sin ver que un amigo veias, en besos veias... y al fin no veias que algo sentias, negandote negandome.

Reflejos III

Tomo con ambos puños el diminuto boleto, mientras espero tenues destellos para descansar. De golpe imagenes borro por no querer recordar.

En los ojos, tu cremoso color se diluye cual parvula idea. Entre rumores te decia... escucha: vengo del pasado maniatado, que presente se hace y revuelca... te escucho y tomo tu mano; de la mia toma lo que nadie ha tomado, toma mis labios, probaremos que no pertenecemos a aqui.

Mira estas monedas: son las unicas. No, no digas eso... que mas te puedo decir?... di otra cosa, osea no... todo menos eso?, osea como?, asi o mas claro?

viernes, 7 de marzo de 2008

Reflejos II

Ahora con el humo del cigarro recreo imágenes que cambian de forma, de a poco en negro y rosa se transforman. El sabor de la rosa carmin bañada en licor de chocolate me muestra una vez más que di mis primeros pasos en la crianza de niños.

Tal fue el aroma que lo lleno todo, conforme transcurrian los segundos se desbordaba el huaje de mis recuerdo... asi aun avanzabas (avanzas) sin fecha de caducidad, el envase te ha dejado de conservar. Entrabas en llamadas a horas no sanas y las luces bermejas te acompañaban. Azúcar en la sangre, eleva tu conciencia mientras indefinidos quejidos salen de tu boca, así ansias mi párvulo ser sin dejar de volar, cubres tus migas con telas de épocas pasadas.

Asegurabas que tus palabras serian verdades, pero renegabas mis diálogos en humo compartido, todo por altares hueso con huesos por subsanar tu seguridad; ¡solo deseas mis labios!, repetias, eres mío como mis amigos porque así lo he decidido tus manos me decian.

oh! rotunda negativa de medianoche, casa ajena, bozales y gimoteos "es tu culpa” mientras traducías y argüías… solo a ti te quiero para levantar mi templo. Ahora veo botones y sé que los tuyos a medianoche florecen sin dejer sombra.

miércoles, 5 de marzo de 2008

No entiendo

La verdad es que no lo entiendo, si no tenía tiempo me lo hubiera dicho, debe adaptarse y dejar de pensar que lo planea debe ser realidad… sin duda, pero no ha pensado que pase 1 semana y media esperando verla, esperando no cancelara a última hora, pero cambia el momento de nuestro encuentro, mientras me quedo con un móvil sin batería, cuando corro desde el DF para estar presentable… pero eso no era impedimento para que saludara de beso a mi amiga… después de más 20 minutos errar, con mi entripado cuál decepción, por solo pedirle que levantase por 1 segundo el brazo para saber donde se encontraba usted (quizá no recuerde que mi falta de memoria visual y mi exceso de memoria olfativa) mejor su amiga lo hizo, ahora no quiero pensar que sucedería si le pido un cigarro… hay por favor no sea dramático, no es lo mismo tome un cigarro… no, gracias… al menos pudo ser más diplomático y saludar con beso por cortesía… probablemente, pero no saludo de beso, creí que era una de las tantas cosas que habíamos hablado, tampoco puede esperar tanto de mi, con mayor razón conociendo (de la manera más honesta) mi historia (la cual a nadie más he contado con tantos detalles, ni todas verdades en una sola narración), creo que se da cuenta que me irrito de sobremanera al saber que le había dado a leer parte de lo que he escrito para usted, siendo que me pidió que esas palabras a nadie más contara, "...lo dicho entre nosotros entre nosotros queda..." me halaga que su amiga piense que tengo talento, pero me ha decepcionado… lo siento… seguro…. Pero al menos pudo tratar de integrarse a la conversación… ¿entre 2 personas que hablan de su cotidianidad y que su contexto por supuesto me es eh inherente?… pero pudo hacer el intento

domingo, 2 de marzo de 2008

Reflejos

Una vez más me detengo, cierro los ojos para no ver, sin embargo el olor agrio, casi dulce se impregna en la ropa. Me quito las gafas y tallo los ojos mientras pienso en algunos vagos recuerdos, que enmarcan esas viejas ilusiones, las cuales termino de relacionar con la mediatización.

Algunas veces podría asegurar que me dejas de doler, pero ¿quién soy para engañarme? ¿Acaso tu?. Hay tantas preguntas que tus excusas jamás llenaron. Ahora vuelven esas noches en vela… 17 pulgadas nos acompañaban, nítidos regresan tus constantes quejidos por la inconstancia de la luz, más pretextos, pretextos para que no ver los comentarios de tu perfil, recuerdo la necedad, esa a la que le demandabas tranquilizarme, atarme; ponerme bozal: tu acta de nacimiento con mi nombre endosado… sea como fuese, cada que toco madera me asalta la idea… las palabras pertenecen al olvido

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images