miércoles, 17 de abril de 2013

Me siento en agosto, cuando las comisuras de mis labios se secan a la par que el aire pronuncia recio mi nombre, sin embargo no parece mío. Extiendo mis manos y terminó por levantarme sobre las piedras. Quizá los destellos detrás de aquellos cabellos dorados sean el borde del infinito mar de tu piel.
Publicar un comentario

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images